Sigo contando mi experiencia con esta marca de cuarta. Para aquellos que recién se unen, pueden empezar leyendo acá.

Para el resto, había dejado en que después de darme dos millones de vueltas, tomarme por imbécil, y decirme que no se iban a hacer cargo de todos los daños, los delincuentes de Dell me enviarían un técnico el lunes 22 de Junio por la tarde.

Casi un mes después de enviar el primer mail por este tema, en teoría (ya verán por qué digo en teoría) me vienen a reparar el equipo.

UNA VERGÜENZA.

El dichoso lunes al mediodía, me llama el técnico diciendo que no entiende el horario en el que tiene que venir, que la gente de Dell le manda un mail diciendo que tiene que venir de 10 a 12 de la mañana, pero que la ruta que le habían asignado para el día, era para venir a partir de las 14.

Le explico entonces lo que había pasado con el tema de los horarios y ambos llegamos a la conclusión de que la gente de Dell evidentemente es retardada mental. “Entonces más tarde paso por tu casa -me dice- estoy reparando un equipo en Puerto Madero y luego salgo para allá”.

Pasadas las 14 horas me toca el timbre el técnico, un púber zaparrastroso.

Enseguida se pone a desarmar la notebook, mientras le comento lo que me pasó con respecto a la carcaza y los daños estéticos. Me dice que no le mandaron partes de reemplazo para este caso en particular, pero que a veces tiene de más y que si tuviera me las cambiaba de onda.

Le consulto por qué el audio vibra tanto y me dice (palabras textuales): “Porque el audio de Dell es una porquería”.

Sí, leyeron bien, el técnico que me manda Dell para repararme el equipo, reconoce la mala calidad de Dell.

Le cuento también lo que me había pasado con el touch pad y la ficha de conexión del cable de red y me dice que es un delirio, que no tendría por qué pasar, pero que no es el primer caso que escucha que sucede eso.

Para mi sorpresa, el monitor trae la parte que lo rodea (no recuerdo cómo se le dice), por lo que parte de los daños estéticos quedarán resueltos.

Después de poner el monitor, el técnico tarda más de 5 minutos en poder encastrar las piezas para atornillar y terminar. No hay forma de que quede encastrado parejo.

¿Recuerdan que yo dije que esta mierda venía mal ensamblada y por eso se rozaban las partes y se saltaba la pintura?

Luego de forcejear y apretar por todos lados, finalmente la mierda queda bien sellada.

Prendo la notebook. La pantalla parpadea mal, se tilda. Reinicio y arranca bien.

Mi ojo clínico al toque detecta un pixel muerto.

¡Puta madre, pero qué garcha que es esta empresa!

Se lo hago notar al púber, quien agarra el teléfono y llama a Dell, les dice que el monitor está fallado y que además quiero que me cambien toda la carcaza, habla un poco, dice “bueno, díganselo ustedes eso” y me pasa el teléfono.

Agarro el tubo, pero inconscientemente mis manos están agarrando los fósforos y la nafta.

El imbécil que me atiende me dice que MI garantía cubre a partir de 6 píxeles muertos y que no me van a cambiar el monitor.

¿Pero me estás cargando? -le digo- ¡Me estás cambiando un monitor fallado por otro también fallado!

Me repite que no me van a cambiar el monitor, ni la carcaza. Ya elevando el tono le digo que les voy a hacer juicio y los voy a defenestrar en internet.

“Haga lo que quiera -me dice a los gritos el imbécil- no le vamos a cambiar nada, eso NO VA A SUCEDER”.

Le corto. Mi cara de orto asusta al púber que rápidamente se presta a prepararse para irse.

Me da una encuesta de mierda que tengo que firmar para evaluar el servicio que me prestaron.

El muy caradura, pendejo soberbio, tilda como positiva la pregunta “¿se resolvió el problema?”

Forrito, ¿todavía no le viste la cara a Dios y me querés pasar a mi de listo?

Obvio que le tacho todo y le pongo en letras enormes que son unos ladrones, que la pantalla que trajeron está fallada y que no estoy para nada conforme.

Voy a hacer dos salvedades con respecto al tema de los píxeles muertos.

Puede parecer que es una pelotudez tener un puntito minúsculo negro en la pantalla, y que soy un jodido de mierda.

Pero no es así.

Cuando vendés una notebook usada (y desde hace rato mi idea es vender esta mierda), una de las cosas que te preguntan y se aclaran, es si el monitor tiene o no píxeles muertos, ya que esto influye en el precio.

Por otro lado, la política de Dell acerca de la cantidad de píxeles, es una mierda mala leche. Les explico, tengo un monitor Viewsonic de 22 pulgadas, casi 7 más que el monitor de la notebook. La política de Viewsonic es reparar a partir de 3 píxeles, es decir, la mitad del defecto mínimo que exige Dell, en una pantalla mucho más grande, con muchos más píxeles. Vean la diferencia de políticas.

Independientemente de todo esto, no tienen por qué enchufarme un monitor fallado, más cuando se trata de la empresa número dos en ventas en todo el mundo, a la que fabricar con cero defectos, no les implica mucha diferencia en costos, se lo pueden permitir perfectamente.

Pero no, son unos ratas terribles.

¿Creen que esto termina acá amigos? Pues no, en el próximo post les voy a contar las otras fallas que encontré en el monitor luego de usarlo un rato y también les voy a hablar acerca de las políticas de recambio de Dell.

Continuará…

¿Te gustó? ¡Compartilo!