Este es, lejos, uno de los mejores libros que leí en mi vida (y miren que he leído).

La historia está narrada por Leo, un historiador de arte, quien al quedar fascinado por la obra del pintor Bill Wechsler, lo busca e inicia una relación de amistad. Ambas familias mantienen un contacto muy estrecho a lo largo de los años viviendo juntas tragedias, engaños, desilusiones.

Pero lo más curioso para mi de este libro, no es la historia en sí (que de todos modos es maravillosa), sino la forma en que está escrita, ya que es increíble la construcción de los personajes que realiza Siri, el manejo de las patologías psicológicas y de las relaciones humanas, así como también el dejo de melancolía que uno percibe cuando la lee. Devastador el alegato final de uno de los personajes, acerca de haber dado todo y no haber servido de nada.

Es una obra de arte.

Hustvedt es más conocida por ser la esposa del escritor Paul Auster, uno de los autores de literatura más vendidos de los últimos años (y otro de mis favoritos). Pero como dijo Pascale Frey en el magazine literario francés Lire, pronto podrán presentar a Paul Auster como el marido de Siri Hustvedt.

Si quieren saber un poco más sobre la novela y su autora, les recomiendo leer esta nota que salió en La Nación.

pn000

¿Te gustó? ¡Compartilo!