Como ya muchos deben haberse enterado, apareció un video (igual lo tienen más abajo los que no lo hayan visto) en donde se ve a una jueza prepotear, discriminar e insultar a empleados municipales por haberle incautado su auto que estaba en infracción.

“Acá las órdenes las doy yo”, “todas morochas, ni una rubia”, “yo nunca pago nada”, son algunas de las barbaridades que esta corrupta mal nacida dice.

Es increíble la soberbia con que actúa y el poder del cual se siente investida por su cargo.

Con su ridículo criterio, tampoco tendría que pagar las cuentas del supermercado porque “necesitaría comer para poder trabajar”.

Los altos cargos son peligrosos, y al igual que el alcohol, se suben rápido a la cabeza, deshiniben y hasta alteran la realidad.

Lo peor de todo es que esto lo vemos porque quedó registrado en una filmación, es decir, ¿cuántas de estas cosas (y peores) suceden sin que nos enteremos? ¿de cuántos chanchullos que hacen estos delincuentes con poder no nos enteramos? ¿cómo hacer para obtener las pruebas que incriminan a los políticos corruptos para poder destituirlos de sus cargos?

Tendríamos que crear un nuevo “Organismo de Espionaje”, un Gran Hermano pero de la política (y no la fantochada de Tinelli que hasta los hace quedar piolas), obligarles a tener un perfil de facebook que se actualice minuto a minuto con absolutamente toda su información.

Tal vez el sentirse expuestos todo el tiempo haría que empiecen a trabajar bien, a dejar de robar, de idear planes ambiguos para obtener beneficios y cagar a la gente.

¿O deberíamos retroceder a la Edad Media y lincharlos públicamente o cortarles las manos a estos hijos de puta y que sirvan de ejemplo al resto?

La verdad cada vez que sale a la luz algo así, que nos enteramos de los patrimonios con muchos ceros de algún funcionario, que se propone una nueva ley ridícula o un nuevo impuesto, me indigno tanto que me dan ganas de poner una bomba en el Congreso y sacar el problema de raíz.

Pero no, siempre termina imponiéndose el principio de realidad.

Maldito Freud.


¿Te gustó? ¡Compartilo!