Día 5-Circuito Chico y Punto Panorámico

Como todos los días, nos levantamos temprano, nos duchamos y bajamos a desayunar.

Hoy nos tocan las excursiones que en teoría eran gratis. Digo en teoría porque siempre le encuentran la vuelta para chorearte.

Primero nos llevan a “RosaMosquetalandia”, uno de los lugares donde el guía seguramente tiene comisión.

Consiste en un negocio en el que exhiben productos realizados con Rosa Mosqueta, arbusto que ves por doquier en la zona, es decir, de bajo costo en materia prima, porque lo levantan gratis de la ruta. ¡Hijos de puta!

Nos dan a degustar un té que más que un té parece un purgante porque es asqueroso. También nos dan aceite. De más está decir que todo es un afano, carísimo.

Nos dirigimos luego hacia el Cerro Campanario, que según la National Geographic, dice el guía, tiene una de las mejores vistas panorámicas del planeta.

Pero hete aquí amigos, que si queremos disfrutar de esa vista… ¡hay que pagar!, dado que el ascenso en la aerosilla a la cima del Cerro, no está incluido dentro de la excursión “gratuita”.

La vista es espectacular, la verdad que vale la pena, el paisaje es sencillamente increíble, no se puede describir con palabras.

Nos quedamos un rato admirando el paisaje y más tarde partimos hacia el Punto Panorámico, un alto en el medio de la ruta, con una vista muy bonita y varios puestos de artesanías.

Compro unos dulces artesanales muy truchos, de dudoso origen y envasamiento ja.

La siguiente parada es la Capilla San Eduardo, una iglesia en estilo neogótico construida en 1938 y que cuenta con un friso realizado por Soldi.

Nos quedamos un rato disfrutando de la arquitectura y del paisaje (con el Hotel Llao Llao de fondo) y partimos nuevamente. Esta vez el destino es una fábrica de chocolate, en donde el guía intenta una vez más, acrecentar sus ingresos.

Nos cuentan una versión muy “artesanal” sobre el proceso de elaboración del chocolate y luego nos invitan a que compremos con un supuesto descuento que nos hacen. Digo supuesto porque en realidad es lo mismo que te cobran en todos lados. Un afano.

Aquí termina la excursión Circuito Chico y Punto Panorámico, repartimos por sus hoteles a quienes no vienen al Catedral y nos dirigimos al cerro.

Primero que nada nos dan tiempo libre para ir a comer y recorrer un poco. El lugar está medio desierto, muy contrastante con la imagen que tenía de cuando vine en invierno, en un día horrible, nublado y todo lleno de nieve. Ahora es todo sol y espacio para caminar jaja. Las opciones para comer son básicamente dos: un kiosco pedorro donde sirven panchos, o un restaurant muy bonito, al mejor estilo “único lugar en el culo del mundo para tener una comida decente a un precio carísimo”.

Creo no hace falta aclarar qué opción elijo yo y cuál Rosario.

Me siento en la mesa, me traen la carta, todos platos elaborados y en su mayoría típicos de la flora y fauna del lugar. Bien me digo, vamos a probar algo distinto a ver qué tan rico puede ser, además ¿cuántas veces voy a venir a acá? Por lo que me decido por “jabalí a la frambuesa con puré de manzana”.

El plato está espectacularmente presentado, pero el gusto nada que ver a lo que me imaginaba y la verdad para nada rico.

Por empezar la carne está como hervida y el sabor es el mismo al del osobuco del puchero, una cagada porque no me aporta ningún sabor que no conozca. Además está súper borracho, por lo que tampoco siento el sabor de las frambuesas. El puré de manzana sí, está rico, pero no es ninguna ciencia hacerlo.

Luego de comer y sentir el gran vacío en la billetera, realizamos el ascenso al Cerro, previo pagar, porque tampoco está incluido dentro de la excursión gratuita. Hijos de puta.

Es muy raro ver la montaña a roca pelada, nada de nieve.

Una vez en la cima, hay un parador y diferentes actividades que se pueden hacer según un cronograma, cada una a un horario diferente. Tenemos pocas opciones, así que realizamos un trekking por nuestra cuenta y Rosario una escalada, por lo que me toca estar durante media hora con la camarita en la mano filmándolo.

A la vuelta salgo por el centro, voy al ciber, bajo las fotos y regreso a cenar. Esta vez nos dan fideos con pesto. Luego de comer nos vamos al Centro Cívico y nos quedamos un ratito viendo a un chabón muy gracioso que hace teatro callejero.

img_0382
Click para agrandar
img_0384
Click para agrandar
img_0393
Click para agrandar
img_0427
Click para agrandar
img_0433
Click para agrandar
img_0442
Click para agrandar
img_0449
Click para agrandar
img_0469
Click para agrandar
img_0471
Click para agrandar

¿Te gustó? ¡Compartilo!