Para quienes recién sintonizan esta crónica, pueden empezar a leerla aquí.

Para el resto, había dejado en que inicié las acciones legales correspondientes a través de Defensa del Consumidor.

Le fue enviada una carta documento a Dell, la cual no respondió, por lo que tuve que ratificar mi denuncia e iniciar una nueva instancia legal. En este caso, si Dell se seguía negando a hacerse cargo de la situación, tendría que pagar una multa.

Se fijó una primera audiencia para el martes 30 de Marzo pasado.

Esta vez sí se presentaron. Dell contrató un afamado estudio jurídico de doble apellido (piensen en los jeans más famosos y lo van a sacar) especializado en patentes y marcas.

Siendo Dell quien eligió sus abogados, para nada me llama la atención la persona poco preparada y con tan poca idea que mandaron.

Al inicio de la audiencia y como para entrar en tema, la audiencista me solicita que narre todos los hechos que nos llevaron a esta instancia.

En pocos minutos resumí todo, que hacía casi un año que me estaban tomando el pelo, dando vueltas innecesarias para no reparar mi equipo, el cual había sido reparado con repuestos obviamente reacondicionados, y que estando ellos en conocimiento de que todo esto estaba siendo publicado y haciendo ellos el ridículo, era evidente que no les importaba en lo más mínimo resolver el problema.

Aquí me interrumpe su letrada, aduciendo que a ellos sí les interesaba resolverme el problema, que por eso ella estaba en la audiencia, a lo que respondí que claro, por eso nunca se habían vuelto a comunicar conmigo como habían quedado, por eso daban tantas vueltas en el servicio técnico, por eso no habían contestado la carta documento que se les envió en primer lugar (y por eso llegaste 15 minutos tarde también pensé).

“No era obligatorio contestar la primer carta” dice. ¿En qué quedamos? ¿Les interesa resolverme el problema pero se lavan las manos en la primera instancia?

Es increíble la caradurez de esta mujer.

Luego intentó hacer un despliegue majestuoso de conocimientos que no tiene, sobre pantallas lcd, píxeles muertos y normas Iram, justificando la política de Dell de no querer reconocer los píxeles muertos con los que venía el monitor de recambio que me pusieron. Lo más cómico fue que se puso a hablar de tamaños de monitores y políticas de píxeles muertos (¿recuerdan que comenté que Viewsonic, en monitores de 22′ exige solamente 3 píxeles muertos para que la garantía lo cubra, cuando Dell en uno de 15′ exige 6?), pero parece que a último momento se dio cuenta de su error y se llamó al silencio.

Otra cosa que me quiso retrucar fue que el papel que me dejó el técnico, en el que tildaba de positivo la premisa “se resolvió el problema”, luego de cambiarme un monitor fallado por otro fallado, no era una encuesta de satisfacción sino una orden de reparación.

Dios, ¿que no se cansa de decir pavadas esta mujer?

Aquí la audiencista intervino y dejó bien claro que si se formulaban esas preguntas como control de la reparación, era una encuesta de satisfacción.

Aproveché además para dejar bien asentado que desde el vamos, al decir en su página web global, que las partes de recambio pueden ser remanufacturadas, Dell estaría claramente violando la ley argentina 24240 de Defensa del Consumidor.

Luego de dar un par de vueltas más, me pregunta cuál es mi pretensión, a lo que contesté que estaba más que clara desde la primera denuncia, que quería la devolución del dinero actualizado, ya que habiéndome demostrado Dell en más de una oportunidad la mala calidad y pésima atención que tienen, sería muy tonto de mi parte pretender seguir teniendo un equipo Dell.

Entonces adujo que tal vez Dell quisiera enviarme un técnico, pero esta vez en un horario razonable, sin franjas horarias ridículas, para determinar los daños en el equipo.

De más está decir que las fotos de los daños están publicados en este blog, y que Dell ya había reconocido anteriormente que el monitor de recambio era una cagada.

Pero bueno, ¿quieren seguir dando vueltas? Yo tengo mucha paciencia y todo de mi lado.

Quedamos entonces en que tal vez me enviaran un técnico, que esta vez sería de SIC, la otra firma que contrataba Dell para las reparaciones, dado que el técnico que mandaron anteriormente de Unisys era un chanta.

Y se fijó una nueva audiencia para el 16 de Abril en donde definiríamos la suma a devolver.

En el próximo post les voy a contar lo que dijo el técnico que me mandaron acerca del estado de mi equipo.

¿Te gustó? ¡Compartilo!