Día 2-Alta Gracia

Me levanto 8 y 20, me baño y voy a desayunar.

La empleada que está a cargo del desayuno me hace morir de la risa, es súper simpática, me cuenta (así de la nada) que su nuevo novio de hace 15 días duerme con ella pero no la toca. Me pide opinión y nos quedamos charlando un rato. Aprovecho que nos hicimos amigos y le pido porción extra de todo jaja. En el medio del desayuno se corta la luz, parece que fue en toda la villa.

Salgo de excursión. Pasamos primero por Los Reartes, un pueblito muy chiquito que parece del siglo pasado. Paseamos luego por el lago Los Molinos y unos barrios muy lindos (y caros).

Vamos a Alta Gracia, a la Estancia Museo de Liniers. La historia nos la cuenta Carlos antes de llegar pero yo me dormí y no me quedó nada.

El lugar es parecido a la estancia de Urquiza que visité hace unos años en Entre Ríos, pero más pequeña y con menos cosas.

Hay una empleada anciana muy mala onda que no deja sacar fotos y te persigue a todos lados para corroborar que no saques fotos. Incluso le hace firmar un acta a una de mis compañeras de excursión.

Pegada a la estancia hay una iglesia jesuita muy bien conservada, la verdad que es preciosa.

Frente a la estancia y a la iglesia hay una plaza con puestos de artesanías así que aprovecho para comprar pelotudeces.

Más tarde vamos a la Casa Museo del Che Guevara. La verdad es una cargada, quiero decir, y con todo respeto, no podés habilitar una sala de video donde pasan un documental, en vez de tener un guía que explique como es debido.

Finalizada la visita a la casa del Che, vamos a unos miradores del lago Los Molinos para sacar fotos. La verdad muy lindos paisajes, me hacen acordar un poco a los del sur.

Terminada la excursión almuerzo y me voy a recorrer la villa. Es un pueblo muy lindo y arreglado, incluso las partes no céntricas son hermosas.

Luego de pasear un rato decido ir al Cerro La Virgen, que está muy cerca del centro y cuenta con un trekking de 1700 metros, de bastante dificultad, ya que no tiene escalones y hay partes bastante complicadas para subir, pero me encantan estos recorridos y más por ser un desafío.

Logro llegar arriba en 5 minutos menos del promedio que te dicen los carteles en la base. Quedo hecho mierda pero valió la pena.

De pelotudo nomás, mientras bajo voy mandando mensajes de texto y por no mirar dónde piso me voy a la mierda, y me hago mierda.

De regreso descanso un rato y salgo nuevamente al centro, paso por las oficinas de Peperina Tur para conocer a Miriam y darle las gracias por todo.

Entro a un resto a cenar y pido uno de los platos típicos, salchicha con chucrut, nada del otro mundo.

Una vez en la posada escribo un rato y me voy a dormir.
villa7

Click para agrandar

villa10

Click para agrandar

villa11

Click para agrandar

villa12

Click para agrandar

villa15

Click para agrandar

villa16

Click para agrandar

villa17

Click para agrandar

villa18

Click para agrandar

villa19

Click para agrandar

villa20

Click para agrandar

villa21

Click para agrandar

¿Te gustó? ¡Compartilo!