Día 3

Me levanto temprano, llueve y está horrible. Espero un rato a que venga la encargada de hacerme el desayuno y cuando llega se la ve feliz. Me cuenta que por fin su novio la tocó, que no fue lo que ella esperaba pero que estuvo bueno. Me dice además que tiene dos trabajos, seis hijos y 34 años (que no aparenta  ni a palos).

Me viene a buscar Miriam y me dice que la excursión (hoy haría Cerro Champaquí) no se hace por mal tiempo y que como ella supuso que yo la querría hacer de todos modos, me dice que va a hablar con las otras agencias a ver si alguna la hace o si hay alguna otra para hacer.

Más tarde me mensajea confirmando que ninguna agencia hace hoy la excursión y al rato me llama y me dice que definitivamente no hay ninguna excursión que se haga por el mal tiempo. Concha de la lora. Champaquí era la mejor excursión de todas las que se pueden hacer desde Villa General Belgrano. Puta que lo re mil parió.

De todas formas es increíble que esta mujer se ocupe así de mi, con tanta predisposición y buena onda.

Así que me quedo casi todo el día en la cama viendo tele y miro por enésima vez Matrix (nunca se la ve suficientes veces ja).

Tipo 5 salgo a caminar AGAIN por el pueblo, el centro es un infierno de gente, estamos todos en la misma parece. Esta vez enfilo por otro lado y llego a una feria artesanal muy chiquita, que además tiene otra atracción, el “Circo Romano”, en donde pagando $3 podés ver una exhibición de trastos viejos, que ya de la puerta se atisban, por lo que doy media vuelta y me voy a la mierda.

Cabe destacar que si uno quiere ir al baño de la feria debe pagar $0.50.

Para cenar me compro una pizza y helado. Armo el bolso ya que mañana luego de la excursión a La Cumbrecita parto de regreso a Buenos Aires.

Día 4

Me levanto 8 y media, como no hay lugar para desayunar me lo sirven en el cuarto.

La excursión de hoy es a La Cumbrecita y la hago por otra gencia, que Peperina Tur contrató para que yo pudiera hacer otra excursión más (¿recuerdan que cuando estaba en viaje me mensajeó a ver si quería cambiar el itinerario para tener una excursión más?).

Dejo la posada y voy a la oficina de la agencia con la que hago esta excursión  para dejarles en guarda mi bolso hasta que volvamos y parta a Buenos Aires.

El camino hacia La Cumbrecita es de ripio, muy lento y está hecho mierda. Hay una parte que la Municipalidad  está reparando, y como nuestro micro es muy grande no nos deja continuar y nos facilita unas camionetas más pequeñas para terminar el trayecto. El paisaje es realmente muy lindo.

La Cumbrecita es un pueblo peatonal, con construcciones de estilo europeo. Las calles son angostas, en constante subida y bajada. Para quienes no pueden caminar hay un auto eléctrico chiquito que hace todo el recorrido.

Vamos viendo diferentes construcciones y escuchando la historia de lugar. Visitamos una cascada, una capilla y varias casas importantes por la antigüedad e historia.

Una vez visto lo más importante, nos dan tiempo libre para almorzar. Como imbécil que soy me pido un plato típico que es una salchicha con papa al natural y chucrut. Debería haber pedido cordero o una milanesa. No aprendo más.

Compro artesanías y partimos de regreso. Pasamos por la capilla jesuita que hay en Los Reartes.

Luego el guía hace un sorteo de lavavajillas y secarropas (esponja y broche ja). Por suerte no gano.

Una vez en la Villa recojo el bolso y me voy a la terminal de micros. Al rato de haber partido me manda un mensaje Miriam para ver cómo la pasé. Dios, es increíble esta mujer, ojalá todas las agencias de turismo atendieran tan bien y se preocuparan tanto por el turista. ¡Aguante Peperina Tur!

villa22

Click para agrandar

villa23

Click para agrandar

villa24

Click para agrandar

villa25

Click para agrandar

villa26

Click para agrandar

villa27

Click para agrandar

¿Te gustó? ¡Compartilo!