Para quienes recién sintonizan pueden comenzar leyendo aquí.

Para el resto, había dejado en que luego de la primer audiencia Dell me había enviado un técnico para constatar (AGAIN) las fallas del equipo y que habría una segunda audiencia el 16 de Abril a fines de acordar la suma a reintegrar.

Pues bien, ni bien iniciada la audiencia, le pregunto a su letrada si le pasaron el informe del técnico. Me dice que no y me pregunta el resultado de la revisión.

Guau.

Pero qué comunicación hay dentro de Dell. Qué bien preparada viene su representante.

Menos mal que ya nada me asombra de estos truchos.

La pongo al tanto, comentándole lo que me dijo el técnico, que Dell “está en una etapa de no querer reconocer nada y que pretende que un monitor esté quebrado para cambiarlo” y me dice que le asombra que los propios empleados de Dell hablen mal de la marca.

Saca una hojita con una cotización, y me dice que hoy en día el equipo sería de diferente performance, un poco mejor, dadas las condiciones del mercado, bla bla bla, que el modelo equivalente sería el 1545 bla bla bla, y que Dell me reintegraría (esto es buenísimo, para morirse de risa) la ridícula suma de $2869.24 (¡con centavos y todo!).

Aclaro que yo el equipo lo pagué, con un país menos devaluado que ahora (con el dólar a $3.1 y hoy a $3.91), y en una oferta especial, $2399.

Y la aclaración de la cotización del dólar va porque acá no se fabrica nada, a lo sumo se ensambla, es todo importado, y todo se importa en dólares, que después se pasa a pesos para la comercialización.

Luego de reírme un poco le digo que es ridículo lo que ofrece y que no lo voy a aceptar. Si yo hoy quisiera comprar un equipo básico Dell, dentro de la línea Inspiron, con monitor de 15′, en la misma cadena de electrodomésticos Compumundo / Garbarino (o en cualquiera de sus competidores), la notebook me saldría $3500.

“Pero lo que ofrecemos es lo que te saldría la máquina si la comprás online en Dell”.

“Querida, si comprara la máquina online, no la recibiría, o vendría dos meses después y con una configuración diferente a la encargada, basta que googlees el tema y te salen miles de quejas de usuarios en toda América” le digo.

“Pero eso es porque bla bla bla, se hacen a pedido bla bla bla”.

Pensamiento: ¿Y a mí qué me importan tus políticas de producción y distribución?

“Perfecto, yo tengo toda la paciencia del mundo, no conciliamos nada y vamos directo a juicio, a ver si se dejan de tomarme el pelo” replico.

“Momento, vamos a citar a Compumundo como responsable solidario entonces para que ellos te paguen la diferencia”, dice en un manotazo de ahogado.

“Pero esto es ridículo, ¿qué tiene que ver Compumundo?”

“Porque ellos están vendiendo a un precio superior bla bla bla al que le vendemos, encareciendo nuestros productos bla bla bla y como si fuera poco vos la máquina la compraste a mucho menos de su valor real bla bla bla y tenemos problemas comerciales con ellos bla bla bla”

WTF?

Esto es patético.

VERGONZOSO.

¿Por qué yo, un simple consumidor, tiene que pagar el pato por los problemas comerciales entre fabricante y distribuidor?

Además, ¿cómo es esto, cuando te conviene me vendieron barato y cuando no caro? ¿El mercado se mueve acorde a tus avaros caprichos Dell?

Esto no es más que otro artilugio para seguir dando vueltas y no resolver nada.

Shame on you Michael Dell!!!!! (y te lo digo en inglés a ver si de una vez lo entendés).

La miro a mi abogada y me dice que acepte, que nosotros queremos la plata justa, no importa de dónde venga.

Mientras la audiencista intima los detalles para una tercer audiencia el 7 de Mayo, la letrada me empieza a dar lata de una catarata de pavadas:

“Por lo que sé con las Mac nunca tenés problemas técnicos”.

“No podés comparar, es otra tecnología, diferente categoría de producto” replico. “Además, si googleás el tema de los servicios técnicos, vas a ver que la mitad de la gente se queja de Dell y la otra de HP”, acoto.

“Sí, es cierto” me dice.

Pensamiento: ¿CÓMO? ¿Hace un rato decías te llamaba la atención que los empleados de Dell hablaran mal de la marca y vos me acabás de reconocer el desastre que son? ¡Estás haciendo lo mismo!

“En Argentina las notebooks más baratas son las Dell”

“No querida, son las más caras junto con las Asus, HP y las Sony, las más baratas son las Lenovo y las Compaq. Dell son más baratas en Estados Unidos, aunque allá todas las marcas valen más o menos lo mismo salvo las Sony que son más caras”, le instruyo.

“…bla bla bla, porque Dell hace poco más de un año que está en tiendas minoristas en Argentina como Compumundo bla bla bla”.

“No querida, Dell hace poco más de dos años (Febrero 2008) que desembarcó en las tiendas minoristas en Argentina, y fue primeramente a través de la cadena Wal-Mart, y un par de meses después en Compumundo / Garbarino”, le corrijo.

Pensamiento: ¡Pero por Dios! ¿No se cansa de inmolarse diciendo huevadas esta mujer? ¿Sabés una cosa Michael Dell? Me parece que te voy a empezar a cobrar por mis servicios, dado que tengo que instruir a tus empleados acerca de tu empresa.

Ay Michael, no sabés cómo me gustaría tener un mecenas millonario como vos que me pague por decir pavadas y hacer el ridículo en público.

Luego de esta catarata de estupideces, la letrada aprovechó el tiempo en que Dell le está pagando por representarlo, para preguntarle a la audiencista a dónde tenía que ir a quejarse porque estaba cansada que la llamaran de Banco Galicia para venderle servicios.

Sin palabras.

Se fijó entonces una tercera audiencia para el 7 de Mayo, habiendo implicado a la gente de Compumundo, porque según Dell, son ellos los que me tienen que pagar el excedente a lo que Dell considera que me tiene que devolver.

Ni bien salí de la audiencia, me fui al Compumundo de Av. Santa Fe 2048 a corroborar lo que ya sabía. Hablé con uno de sus vendedores, quien me dijo que el modelo equivalente que acusaba Dell, el 1545, ellos no lo trabajaban, y que dentro de la línea Inspiron, en 15′, el equipo más básico y económico era el Inspiron 15 D27 que costaba $3499.

Así y todo, decidí a “jugar al juego de armar la máquina online” para ver si la cotización que me dieron correspondía con el precio online (más allá que lo que corresponde es que me den lo que vale el equipo en las tiendas retail).

Pues no. Comprando vía web la máquina sale más cara.

Si armo online una notebook con procesador de doble núcleo, monitor de 15′, disco y memoria ram mínimos posibles y con el software equivalente que traía la mía, el costo sería de $3254, es decir, $384.76 más caro que la suma que Dell reconoce y me ofrece.

Vergonzoso.

coti

Click para agrandar

¿Te gustó? ¡Compartilo!