No muy conocida por todos pero mucho más grave que la sexual, es la impotencia cerebral.

La misma sucede cuando por razones aún no descubiertas, en personas sin ninguna discapacidad mental, con CI normal, se paralizan las neuronas, impidiendo se produzca la sinapsis y la circulación de ideas y sentido común en el cerebro.

Si nos ponemos a pensar un poco, nos daremos cuenta que estamos rodeados de muchas personas así, es decir, así de pelotudos: gente que con su inacción, acción desacertada o falta de sentido común, nos pide a gritos que le rompamos el culo a patadas.

Aquí podemos encontrar muchos ejemplos: el cliente hincha pelotas, al vecino ruidoso, la pareja de un familiar, mujer de clase alta rivotriliada, vendedor que no tiene idea de lo que vende, una suegra metida, tantos ejemplos que inundan nuestra vida cotidiana y que nos rompen soberanamente las pelotas.

Hay casos extremos de impotencia cerebral en los que estos individuos pasan de ser una simple piedra en el zapato a convertirse en ACV, es decir Agentes Cagadores de Vidas.

Claro ejemplo de esta rara tipología es Kerry Campbell, una cosmetóloga del Reino Unido que cada tres meses somete a su hija de ocho años a inyecciones de bótox, “por su bien y para garantizar su futuro”, alegando que “todas las madres deberían hacer lo mismo”. Y hasta le hace depilación incluso sin tener vello todavía.

La pobre criatura ahora tiene la costumbre de revisarse la cara a diario y demanda nuevas inyecciones cada vez que se ve una “arruga”.

Esta loca tiene la obsesión que su hija gane concursos de belleza y que en el futuro sea una actriz, modelo, cantante y le haga ganar millones, cueste lo que cueste.

¡Ay queridas Leyes, si tan sólo durante unos segundos borraran de sus artículos la punición de matar! ¡Si por unos instantes desapareciera nuestro principio de realidad Don Freud!, ¡podría avanzar tanto el mundo!

Porque a semejantes hijas de puta habría que suprimirlas, sacarlas de cuajo de la sociedad, mandarlas a hacer tareas comunitarias al infierno.

¿Qué futuro le espera a esta chiquita que ya está suponiendo que cuando sea más grande querrá una operación de busto y nariz? ¿En qué medida ya se le ha cagado la vida?

Terrible.

¿Te gustó? ¡Compartilo!