bolsillo01-1

Hace mucho tiempo que tomé conocimiento de esta saga y, para ser honesto, tenía muchos prejuicios para empezar a leerla. Que fuera de una editorial desconocida para mí (teniendo yo 18 años dentro del mercado editorial), que la librería en la que trabajo no la tenga a la venta, que no me terminaran de convencer todas las críticas que leía en internet, amén de mi escepticismo al ver que muchos comparaban esta obra con la de Tolkien, algo a mi entender muy difícil de superar.

Pero bueno, al haberme comprado un Kindle y por la magia de internet, digamos que llegó a mis manos (es decir a mi ebook reader ja) y leí el primer tomo, Juego de tronos (la saga tiene por nombre Canción de hielo y fuego). Después me enteré que HBO estaba haciendo la miniserie la cual no quise empezar a ver hasta terminar el libro.

Mis primeras impresiones fueron malas, lo reconozco. Muchos personajes, un esquema de poder en donde no termina de quedar claro quién usurpó a quién, y sobre todo, una obra encasillada dentro de la literatura fantástica, que de fantasía tiene muy poco. Libro sumamente raro.

La historia transcurre en una ambientación medieval, por decirlo de alguna forma, en un mundo regido por “casas” gobernadas por un Rey. Como componentes fantásticos tenemos estaciones climáticas de indefinida duración y un muro de hielo que separa el mundo civilizado de uno desconocido, en el que se “perciben”, pero casi no se ven, elementos fantásticos.

El argumento gira en torno, como indica su título, al juego de tronos, la lucha de poder de las diferentes casas por obtener la supremacía.

Pero a medida que seguí leyendo, pues me fui enganchando mucho con la historia. Salvando las distancias y el “semi género”, me hizo acordar mucho a Los pilares de la tierra de Ken Follett : la historia de varias familias a lo largo del tiempo que se van entrelazando de una forma u otra, incluso tal vez por hechos inesperados.

Lo que más me gustó del libro y que me pareció una genialidad, es la forma en que está escrito: cada capítulo, si bien está narrado en tercera persona, está hecho desde la perspectiva de un personaje en particular. Esto hace que vayamos hilando la historia por las impresiones de cada uno de ellos, y que al terminar un capítulo, pues nos enojemos que hay que esperar a lo mejor pasar cien páginas para volver a ese personaje.

No voy a contar el final obvio, pero me impactó bastante el último capítulo, no podía creer lo que estaba leyendo, y de hecho lo leí varias veces.

¿Te gustó? ¡Compartilo!